La terapia más barata ¡Escucharse uno mismo cuando habla!

Desde bien pequeños nos enseñan a escuchar a los demás, a respetar a los demás, a querer a los demás, a ser comprensibles con los demás, a no enfadarnos con los demás y así podría seguir eternamente. Pero la cuestión es ¿y quién nos enseña a nosotros a respetarnos, amarnos, a querernos, cuidarnos etc?

Pues como nadie nos ha enseñado, enseñémonos nosotros mismos. Tenemos una herramienta extraordinaria a nuestro alcance y apenas la usamos: ¡escucharse a uno mismo cuando se habla!

Cuando te escuchas a ti mismo, lo que dices, te das cuenta de la cantidad de barbaridades que decimos y sobretodo pensamos. Si somos conscientes de esto, seremos capaces de cambiarlo.

Generalmente nos pasamos el día hablando, conversando con la gente, en casa, en el trabajo, en el supermercado… y la mayor parte del tiempo, sólo se habla de “lo mal que me encuentro, es que necesito esto u lo otro, me he engordado, me siento triste”, hablamos de la crisis, del paro… y casi todo el tiempo nos lo pasamos quejándonos.

Pues desde aquí, os propongo, que simplemente os escuchéis lo que decís!!

Ahora, estaréis pensando. ¡Y esta, que fácil lo ve todo! Pero no es así, simplemente es que es importante que seamos conscientes, de que todo lo que decimos, sentimos o pensamos, lo estamos creando. Si partimos de esa base, si te pasas todo el día, diciéndote, lo malito que estas y lo mal que te encuentras, nunca podrás salir de ahí, y aparte, cada vez te encontrarás peor. Pero si cada vez que me escucho decir, lo mal que me encuentro, automáticamente, lo cambio y me digo a mí misma, ¡estoy estupendamente!, te aseguro que poco a poco te irás encontrando un poco mejor.

Sé que lo que propongo aquí, es una tarea complicada pero con constancia y dedicación, los resultados son tremendos. Simplemente escúchate cada vez que hablas. Habrá muchas veces que esto se olvide, pero intenta recordártelo y vuelve a escucharte, es fácil, simplemente es estar pendiente y ser constantes. De esta manara veras tú mismo, las veces que te boicoteas, te castigas, te rindes, te exiges y muchas cosas más, estas son las cosas que hay que cambiar, la manera que tenemos de vernos a nosotros mismos.

No sigas estando en esa rueda que nos enseñaron de pequeños, en la que todo consistía en mirar hacia fuera. Intenta ahora mirar hacia dentro, y simplemente escúchate a ti mismo, porque cuando logras cambiar tus palabras, tus pensamientos cambian con ellos.

Esther García Miralles.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *