¿Qué es la Terapia Regresiva?

 Como bien indica su nombre, una regresión es revivir un momento de nuestro pasado. Gracias a la Terapia Regresiva podemos revivir una situación anterior, y lo hacemos con los pensamientos y sentimientos que se originaron en ese momento. Al revivir de una manera completa la experiencia, comprendemos como quedó archivada, ayudándonos a entender cómo y por qué esa situación puede estarnos afectándonos a día de hoy.

Con la ayuda de un terapeuta, valiéndose de distintas técnicas, se nos ayuda a entrar en un estado de relajación profundo, que nos permite conectar con los recuerdos archivados en nuestro subconsciente, ayudándonos a liberarnos de esas situaciones, que son las que nos impiden vivir el momento presente con salud y bienestar.

¿Cómo Funciona?

Para realizar una Regresión se necesita que la persona se encuentre en un nivel Alfa-Zeta (este nivel es el más cercano al sueño), al cual se llega con una profunda relajación.

El paciente está en todo momento consciente, siempre tiene el control de sí mismo y puede decidir cómo y qué hacer, contando siempre con la ayuda y orientación del terapeuta.

Cuando llegamos a ese estado de relajación profundo, trabajamos los cuatro factores de la terapia:

  • La liberación emocional.
  • Hacer consciente lo inconsciente.
  • Obtener entendimiento de como ese recuerdo afecta a mi vida actual.
  • Desactivar y trasformar esos recuerdos.

Trabajando estos cuatro factores en terapia, entenderemos y liberaremos aquellas emociones, criterios, síntomas físicos que quedaron asociados a nuestro subconsciente. Ayudándonos así a sanarnos.

¿Qué podemos trabajar con la Terapia Regresiva?

Básicamente todo, fobias, miedos, inseguridades, angustia, depresiones, sentimiento de culpa, problemas sexuales, migrañas, insomnio, enfermedades como, alergias, asma, artrosis, psoriasis, etc… Y cómo no, como crecimiento personal, ayudándonos a profundizar en nuestro interior, entendiendo todas esas preguntas que tenemos y no sabemos contestar.

Son tantas las preguntas que nos hacemos: “¿De dónde vengo? ¿Quién soy? ¿Qué he venido a hacer aquí? ¿Porque me llevo mal con mis padres. (O quien sea)? ¿Qué he hecho yo para merecer esto? ¿ Qué hay detrás de la muerte?…”

CON LA TERAPIA REGRESIVA TÚ MISMO PODRAS CONTESTARLAS TODAS.

Esther García Miralles.

Máster en Terapia Regresiva y terapeuta regresiva multidimensional.

Share