reflexión

La Pequeña Alma

Había una vez una pequeña Alma que dijo a Dios: – ¡Ya sé quien soy! Y Dios le contestó: – ¡Maravilloso! ¿Quién eres? La pequeña alma contestó a toda voz. – ¡Soy tu luz! Dios sonrió ampliamente: – Así es – exclamó-. Tú eres la Luz.

La terapia más barata ¡Escucharse uno mismo cuando habla!

Desde bien pequeños nos enseñan a escuchar a los demás, a respetar a los demás, a querer a los demás, a ser comprensibles con los demás, a no enfadarnos con los demás y así podría seguir eternamente. Pero la cuestión es ¿y quién nos enseña a nosotros a respetarnos, amarnos, a querernos, cuidarnos etc? Pues

Ir arriba